Editar en los tiempos del COVID (13/03-26/04/2020)

No entran pedidos de libros.

No llegan libros al almacén.

No se celebran presentaciones.

No se abren las bibliotecas, ni las librerías: nuestras caras, ojos y brazos en el mundo.

No se realizan envíos: LOS LIBROS NO SON BIENES DE PRIMERA NECESIDAD (me gritan —en mayúscula— desde diferentes organismos y empresas).

 

Ese es el escenario en Ediciones Eunate desde que se decretó el estado de alarma.

Entre bambalinas, una protagonista hacia la que empieza a dirigirse el foco: la incertidumbre.

 

En esta pequeña editorial no hay un departamento de logística que continúe enviando libros a clientes digitales.

Ni existe un departamento propio para replantear la estrategia anual de lanzamientos y comunicarla y coordinarla con medios y puntos de venta.

Tampoco hay un departamento de marketing que organice una campaña con actividades diarias, libros gratuitos, contenidos digitales o concursos en redes sociales.

No se equivoquen.

No se trata de categoría: no somos mejores, ni peores. Y las buenas siempre serán fuente de inspiración, admiración y aprendizaje.

Se trata de tamaño: somos más pequeñas. Soy más pequeña.

En el trabajo diario, Eunate era y es prácticamente una editorial unipersonal: directora de marketing, responsable de logística, contable, comercial, editora, organizadora de eventos… «¡Todo en una! ¿Quién da más?»

Aunque Eunate es en realidad, y eso es lo bonito, el equipo total de colaboradores y colaboradoras en lectura, corrección, diseño, imprenta, distribución, librerías y, sobre todo, ESCRITORES Y ESCRITORAS cuyos libros hemos publicado. Personas también, todas ellas, a quienes te unen sueños de papel, y con quienes estos días compartes emails, llamadas, mensajes confinados de audio, palabras y abrazos virtuales.

 

Por eso, cuando llega un encierro así, forzoso, colectivo, público (a veces exhibicionista), a ratos inquisidor desde los balcones, pero fundamentalmente generoso,

hay personas y empresas que necesitan salir hacia fuera: enseñar, formar, compartir, preguntar, comentar… GRACIAS. De corazón.

y hay personas y empresas que necesitan recluirse dentro: escuchar(se), analizar(se), cuestionar(se), entender(se).

 

Para Eunate ser de las segundas —seguramente también por razones de supervivencia— tiene mucho que ver con el amor por la lectura:

con la búsqueda de verdad, colectiva y personal, de quien se atreve a abrir un libro;

con el ansia de viajar —también en el tiempo—;

con la posibilidad de vivir mil vidas, de encontrar tesoros y almacenar belleza, de conversar en silencio con quien no estando a tu lado está;

con la conciencia de que solamente quien lee el cuento, cambia el cuento.

 

Indígnense. Salgan a los balcones. Bailen. Amen. Rían.

Paren. Escuchen. Lean.

Deja tu comentario aquí